La crianza de niños multilingües presenta sus propios desafíos que se suman a la crianza de niños monolingües.

La escasez de investigación hasta muy recientemente ha vuelto a este fenómeno prácticamente invisible. Afortunadamente cada vez más estudios científicos se centran en este tema que toca cada vez a más familias.

Por diversas circunstancias, miles de familias optan por educar a sus hijos con más de un idioma. Así, los niños bilingües o trilingües son ya mayoría en muchas guarderías de grandes ciudades europeas.

Sin embargo, no todos los que fueron niños multilingües llegan a la edad adulta con un dominio apropiado a su edad en todos sus idiomas. La falta de apoyo a la crianza multilingüe es, más que una razón, un tópico que hay que desgranar: la actitud del entorno, de los profesionales que trabajan con el niño, la preparación de las escuelas, los contenidos en la tele y en internet… todo juega a favor o en contra del multilingüismo, según el idioma de que se trate.