¡Relee tus libros favoritos de la infancia! El placer de la lectura no se concibe sin las lecturas de cuando éramos pequeños y nos escondíamos para leer (¿o era solo yo?) o sin el placer más o menos culpable de pasar un fin de semana en invierno con café, manta y Harry Potter.