• Tiempo de lectura:4 minutos de lectura

Los álbumes ilustrados me fascinan, está claro. Cuando un álbum ilustrado está bien hecho entra por los ojos, con ilustraciones dignas de museos, y por los oídos mediante la lectura compartida. Se convierte en una experiencia mágica y única para el niño y el adulto. Pero más allá del juego que dan a la hora de leer juntos, encuentro los álbumes ilustrados un medio excepcional para comunicar a todas las audiencias. 

Hoy os traigo unas cuantas ediciones contemporáneas de cuentos clásicos ilustrados (casi todos de Grimm, alguno hay de Perrault o Andersen) que dejan con la boca abierta por sus maravillosas imágenes. ¡Espero que las disfrutéis tanto como yo!

Blancanieves de Benjamin Lacombe

Lacombe ilustra con tal delicadeza e intensidad que es capaz de transportar al lector de un solo vistazo. La intensidad de sus ilustraciones y el carácter de sus personajes son inconfundibles.

Además, ¿conocéis su Blancanieves? Realza el texto clásico de los hermanos Grimm con magníficas ilustraciones. El impacto y la fuerza de las imágenes son innegables.

Pulgarcita de Benjamin Lacombe

Y no me resisto a enseñaros este Pulgarcita, con el texto original de Hans Christian Andersen, y con estas ilustraciones de locura.

Por cierto, ¿soy la única que tiene debilidad por Pulgarcita? Me encantan las desventuras de la pequeñaja. ¿Tienes un cuento clásico preferido?

Caperucita roja (Primero Sueño) de Gabriel Pacheco

Cuando vi esta edición de caperucita me quedé con la boca abierta. Desde luego, es demasiado aterradora para los niños pequeños porque precisamente lo que quiere explorar el autor son nuestros miedos. Y lo hace con mucha sutileza, aprovechando espacios vacíos y un uso del color impactante para crear un desasosiego que va en crescendo.

Es un libro silente excepto por frases del poema Primero Sueño de Sor Juana Inés de la Cruz, una poeta que ahora, quiero conocer mucho más. ¿Me recomendáis algo?

Cenicienta de Kveta Pacovská

Leer un cuento de Kveta Pacovská es una experiencia de los sentidos para públicos de todas las edades. Si piensas que el arte moderno no es para ti, observa este libro con los ojos de un niño. Ayúdate de un niño si es posible.

El enano saltarín de Paul Zelinsky

Paul Zelinsky tiene una manera única de ilustrar y es haciéndose pasar por un gran maestro holandés, un pintor renacentista o un paisajista inglés del siglo XIX. Su talento es evidente con cualquiera de sus cuentos clásicos ilustrados.

Este Enano saltarín es una auténtica preciosidad y con un poco de suerte se puede encontrar en español.

El sueño de oro de Anne Florence Lemansson y Dominique Ehrhard

¿Sabéis esos libros de pop-up que son auténticas obras de arte? Este es uno de ellos.

Me flipa el movimiento de los pop-ups y troquelados, cómo acompañan y apoyan la narración. Pero no solo los efectos 3d y de movimientos: el estilo de las ilustraciones, que traslada al rey Midas a la Arabia clásica con mosaicos y elementos arquitectónicos, y con un gusto exquisito.

Y este también es de Elevives. ¿Coincidencia? No lo creo…

Deja una respuesta